Etnia Barcelona nació en la mente de David Pellicer, un hombre que vivió su infancia rodeado de gafas. De niño, David jugaba en la fábrica de sus padres, a la vez que adquiría conocimientos y el gusto por el tema.

David introdujo el color en un accesorio que siempre había sido marrón o negro. Hasta entonces no existían las gafas rojas o amarillas; y no había gafas que combinaran dos o tres colores.

Cuando decidió que quería crear su propia empresa, David supo que no solo quería fabricar gafas sino que quería dejar huella, crear una marca. Acabó su primera colección mientras todavía vivía con su abuelo, Fulgencio Ramo, quien le felicitó por sus diseños y sus monturas modernas, así como por la incorporación del color en un sector que no lo había tenido hasta entonces.

La marca de David se centra en la idea de ser libre, de ser humano, de ser multiétnico y culto. Promueve diseños atrevidos para todo tipo de personas, combinaciones de colores nunca vistas que resaltan la personalidad de cada rostro, con un ajuste de costes que permite a la empresa ser competitiva.

La familia de Pellicer tiene una tradición de fabricación de alta calidad que se ha mantenido, lo que es evidente en todas las gafas que salen de la fábrica de Etnia Barcelona. David Pellicer ha dirigido la empresa desde el departamento de diseño, aprovechando todos los consejos de su familia para tomar decisiones inteligentes y cualitativas, y prestar especial atención al detalle.

Con el valor que otorga la experiencia adquirida por tres generaciones en el transcurso de más de 70 años, este legado familiar, perfeccionado y acreditado por su dedicación, su pasión y su esfuerzo, es ahora una fuerza mundial en el sector de las gafas de sol, en la forma de Etnia Barcelona.